logo-motorblog
fullbanner
síguenos en:twitterfacebookyoutube
Pruebas
Share on Facebook

 

Toyota Prius C

El híbrido más coqueto y asequible de México.

05/14/2018 09:37PM

 

Búscanos en FacebookTwitter @motorblogmx e Instagram @motorblogmx

 

Versiones y Precio

   

- Prius C: $319,400 (Unidad probada)

 

 

Motor

  

- 1.5 Litros, 72 hp, 82 lb-pie + motor eléctrico de 60 hp = 99 hp totales. (Unidad probada)

  

Transmisión

     

- Engranes planetarios con efecto continuamente variable. (Unidad probada)

 

 

Well Done

 

- Eficiencia de combustible.

 

- Nivel de seguridad.

 

- Diseño agradable para todos.

 

 

Recomendado Para Ti

 

Que buscas un auto fácil de maniobrar, con gran autonomía y con un estilo tierno para hacer y deshacer todo lo que quieras, excepto la capa de ozono. Además de sus atributos ecológicos, la seguridad es su otra carta fuerte, superando a varios autos más grandes.

Previamente lo manejamos en la Ruta Prius C pero ahora tocó el turno de llevarlo a su ambiente natural: la ciudad.

 

 

Exterior

 

- Rines bitono con acabo brillante.

 

- Alerón trasero.

 

- Calaveras colocadas en posición horizontal.

 

A diferencia de su hermano Prius “normal”, las líneas de Prius C son más bien discretas y habituales a un auto que sólo usa gasolina para moverse. De hecho, tiende a ser tierno porque recuerda a un malvavisco ovalado si se ve de lado, particularmente si es blanco como el nuestro.

 

De frente encontramos que los faros van hacia el parabrisas y el contraste de la parrilla negra emula una boca. Esta parte va en la fascia, lo que cambia la forma en la imaginamos el frente de un auto. Otro dato curioso es que el emblema tiene un contorno azul para recordarnos que se trata de un híbrido.

 
 

Los rines de 15 pulgadas muestran un diseño sencillo pero agradable, en acabado brillante y con contrastes en color humo. Podrían sonar pequeños pero visualmente le quedan muy bien. Es curioso porque en imágenes, Prius C se ve más alto de lo que en realidad es y sorprende que el techo decrece conforme llega a la parte posterior.

 

Llegando a la parte trasera vemos que las calaveras están colocadas de manera vertical y con la iluminación del stop en forma de “C” mientras que las otras luces son distribuidas alrededor de ella.

 

 

Interior

 

- Asientos de tela bitono.

 

- Detalles en negro piano.

 

- Acentos cromados.

  

Dando un paso a la cabina de Prius C vemos que es sencilla pero bien ejecutada pues todo está donde debe de estar y con un orden lógico que puede entender hasta un adulto mayor que nunca antes se haya subido a un híbrido.

 

Lo único diferente es el cuadro de instrumentos al centro del tablero y de lectura digital, pero todo lo demás es de lo más normal que existe. Los plásticos son rígidos pero se sienten resistentes al uso rudo y en algunas zonas, como la que rodea las salidas del aire acondicionado, está estampado con líneas para evitar esa sensación visual de un plástico liso y barato. Excelente idea de Toyota.

 

 

En cuanto a los ensambles, no hay queja, son sólidos y sin grillitos que hagan su aparición a cierta velocidad o al andar por calles algo maltratadas. Se agradece mucho que un auto urbano tenga tan buen armado porque con el paso de los años se mantendrá así además de que resulta más confortable para manejar.

 

Para contrarrestar la uniformidad del plástico duro, en ciertos lugares hay elementos en negro brillante, cromo o color aluminio que favorecen la percepción de calidad y le añaden un toque distinto al interior. Esos detalles están alrededor de la pantalla central, en las puertas, manijas y palanca de velocidades.

 

Los asientos están forrados en tela suave y son de dos colores: negro para las orillas y gris claro para el centro. A pesar de ser sencillos, son bastante cómodos en trayectos además de mantener a las vacas vivas.

 

 

Tecnología

 

- Luces LED.

 

- Pantalla de 6.1 pulgadas.

 

- Cámara de reversa.

 

 

Podrá parecer un auto de entrada pero viene equipado hasta el fondo, con elementos dignos de autos grandes. Empezando por las luces, que son de LED para faros y calaveras, iluminan increíblemente bien y no hace falta que se añadan faros de niebla.

 

Una vez adentro y dejando de lado la mecánica, vemos que la pantalla táctil de 6.1 pulgadas es completa y de fácil funcionamiento junto a los botones que sirven para realizar ciertas acciones con mayor rapidez. Además de la música y llamadas, se visualiza información de manejo y la cámara de reversa. Los únicos detalles que nos gustaría mejorar son la calidad de la imagen y que incorpore Android Auto y Apple CarPlay para volverla aún mejor. Eso sí, hay doble puerto USB y uno auxiliar e incluso lector de CD.

 

 

El aire acondicionado es automático de una zona, lo que significa que podemos elegir la temperatura deseada al girar una perilla, o bien, dejar que el sistema lo haga automáticamente.

 

¿Qué más encontramos para facilitarnos la vida? Pues bien, el volante incorpora una serie de botones que sirven para operar el audio (volumen y canción/estación) así como la pantalla de información que queremos ver en el cuadro de instrumentos. Entre las disponibles están los records de mejor consumo, puntaje de manejo o qué recurso energético estamos usando. También, en una palanquita a un costado se acciona el control crucero. ¿Ya ven cómo un auto urbano no está peleado con el equipamiento?

 

 

Habitabilidad

 

- Huecos en el tablero.

 

- Descansabrazos delantero.

 

- Portavasos en puertas y consola central.

 

 

¡Vaya que hay lugares para almacenar todo lo que quieras! El tablero es de los lugares más a la mano y que casi nadie aprovecha para poner bandejas pero en Toyota supieron aprovecharlo porque Prius C tiene huecos detrás del volante y arriba de la guantera, permitiendo poner objetos como el celular o un ticket de estacionamiento, esos que luego perdemos porque no sabemos dónde los dejamos.

 

Esto no le resta practicidad a la consola central, pues hay dos portavasos medianos y un hueco grande. A esto hay que sumarle una ranura a lado del freno de mano, donde otro celular cabe perfectamente y no se anda moviendo sin control.

 

Las puertas tienen el espacio para poner una botella y algo más largo, como una revista, lo que da como resultado 6 portavasos.

 

En la cajuela es donde el tamaño de Prius C cobra factura, pues es reducida como para salir varios días de viaje pero cumple con su cometido de cargar el mandado o las mochilas. Recordemos que es un vehículo pensado para las ciudades más que para salir a carretera, para eso está el Prius normal. Por fortuna, los asientos son abatibles 60/40, lo que nos da chance de llevar algo voluminoso.

 

 

Manejo

 

- Modos de manejo.

 

- Modo manual.

 

-Motor de inyección multipunto.

  

Una vez que giramos la llave y se enciende el motor escuchamos…el sonido del silencio. Así es, lo primero que entra en funcionamiento es el motor eléctrico y gracias a un testigo que dice “Ready” podemos comprobar que efectivamente prendimos el auto.

 

Sin importar el modo de manejo seleccionado, comenzamos con electricidad hasta poquito más de 40 km/h para darle cabida al motor de gasolina después. La transición es muy suave y poco perceptible, cosa que agradecemos mucho.

 

Hablando de los modos de manejo, está el normal (no hay botón para ello), EV Mode y Eco Mode. Con EV Mode se prioriza el uso del motor eléctrico, por lo que la respuesta del acelerador es más pesada para utilizar lo menos posible de energía. Con Eco Mode sí tenemos uso del motor de combustión pero de manera optimizada para usar poca gasolina. Sin importar cuál seleccionemos, en el cuadro de instrumentos se encenderá un testigo para avisarnos de lo que esté sucediendo. Para accionar estos modos basta con oprimir el botón correspondiente debajo del freno de mano.

 

 

La transmisión de ejes planetarios con cambios continuamente variables suena a que es algo muy complejo pero se trata de una CVT que cambia los conos cilíndricos por engranes, favoreciendo una respuesta más ágil cuando se le exige.

 

En cuanto a consumos, obtuvimos unos sorprendentes 24 km/l pues durante la mayor parte de nuestros recorrido no entró en marcha el motor de gasolina. Éste sólo enciende cuando de plano no hay batería suficiente para mover el auto o al pasar de 40 km/h. Para recargarlas basta con frenar o colocando la palanca en “B”, que frena con motor y manda energía a su interior.

 

 

Como les comentábamos, en el cuadro de instrumentos hay un menú que califica nuestra forma de manejar y que se vuelve en un juego interesante porque, tal como en la escuela, queremos tener lo más cercano a 100. Entre lo que se aprende es que hay que acelerar suavemente para mejorar los consumos y si esto también lo aplicamos a autos que no son híbridos, tendremos el mismo resultado. Manejar un híbrido implica reaprender a conducir porque el ahorro de gasolina no es exclusivo de cierto tipo de mecánicas e involucra a todos los que manejamos.

 

En otros aspectos, la dirección y suspensión son suaves para absorber las irregularidades del camino mientras que los frenos tienen un tacto esponjoso al inicio del recorrido debido al sistema regenerativo pero después de esa sensación se perciben firmes. Nada que unos kilómetros no nos acostumbren a ellos.

 

 

Seguridad

 

- Control de tracción.

 

- Nueve bolsas de aire.

 

- Control de estabilidad.

  

Pequeño pero seguro, así es este Prius C, pues con 9 bolsas de aire y demás asistencias electrónicas se vuelve un buen lugar para estar en el desafortunado caso de un accidente.

 

Los frenos son de disco en las ruedas delanteras y de tambor en las traseras, todos con ABS, EBD y BA. Se añaden a los sistemas electrónicos el control de tracción y estabilidad para mantener en su lugar al auto cuando las condiciones de pavimento o curvas no son las mejores.

 

 

Para los pasajeros hay cabeceras en todos los asientos, con cinturones de 3 puntos y anclajes ISOFIX y LATCH en los posteriores, manteniendo a las sillas de bebés fijas en todo momento.

 

Conclusiones

 

En definitiva se trata de un híbrido con mucha onda enfocado en personas que se mueven principalmente en su ciudad abarcando grandes distancias y que se preocupan por el planeta.

 

Sus fortalezas son variadas, yendo desde consumos de ensueño, hasta practicidad y seguridad, dejando en claro que un producto pequeño no tiene pretexto para ser inseguro. Su diseño relajado y tierno es otra de sus cartas fuertes para atraer visualmente a un comprador más convencional o aquel joven que busca un auto cool y eficiente.

Conoce todos los detalles y especificaciones de Toyota Prius C aquí:

 

 

sponsor

lo nuevo

motorblog tv

sponsor

motorblog tv

twitter

facebook